Saltear al contenido principal

Autogas GLP una opción ahorradora

Si usted tiene un coche de gasolina y va a hacer más de 50.000 kilómetros a su vehículo, quizá le interese moverlo con gas. Pagará por kilómetro hasta un 30% menos, el motor será más silencioso y contaminará mucho menos. Se trata del autogas, más conocido como GLP (Gas Licuado del Petróleo).

 

Este combustible es un viejo conocido de taxistas y profesionales, pero con la subida de los combustibles y los gravámenes a los coches más contaminantes, se ha convertido en una alternativa rentable.

 

La operación es la siguiente: en el hueco de la rueda de repuesto se instala un depósito que, según versiones, cubica en torno a los 60 litros. La rueda se sustituye por un kit antipinchazos. El tubo de llenado llega hasta la boca original del vehículo y se instala al lado de esta, mientras otro tubo se encarga de llevar el gas al motor. Una centralita electrónica se encarga de controlar el proceso de alimentación y de pasar de gas a gasolina sin que nos demos cuenta.

 

Fuente

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Volver arriba